Intervención terapéutica a distancia: Oportunidades ante el contexto de pandemia

Los Programas de Intervención para niños institucionalizados (PRI) de Corporación Opción realizamos procesos psicoterapéuticos de manera presencial con niños y niñas que se encuentran en sistema residencial, o bien, se han integrado a una familia adoptiva. La tecnología nos ha abierto una oportunidad ante el actual contexto de pandemia. Los aprendizajes en este corto periodo de tiempo han sido sumamente interesantes. Consideramos que la terapia a distancia no solo es posible, sino necesaria como herramienta terapéutica complementaria, en la medida que exista continuidad de los objetivos y una estructura de trabajo.

De este modo, hemos constatado un aumento en la participación de las educadoras de trato directo (EDT) en las sesiones de psicoterapia, lo cual es importante ya que muchas de ellas se constituyen en figuras significativas para los niños y niñas en residencias. Su activa incorporación a la intervención se veía antes dificultada por los tiempos de traslado al programa, aun cuando siempre existía motivación por ser parte del proceso terapéutico.

Otro ámbito de intervención del programa se desarrolla con las familias adoptivas, con quienes realizamos acompañamiento y terapia familiar. La intervención remota nos ha permitido dar continuidad al trabajo realizado con los padres, con una participación más activa dado que muchos se encuentran con teletrabajo, no siendo necesario trasladarse o pedir permiso laboral para asistir a la terapia. Lo que antes implicaba contar con la asistencia de solo un padre u otro, hoy permite un acompañamiento con ambos, generándose mayores avances psicoterapéuticos.

Consideramos que mantener la vinculación con los niños y niñas es esencial para demostrar a los sistemas familiares y residenciales, entre otros, que es posible la predictibilidad vincular, incluso ante un contexto adverso que generará de manera innegable altos montos de estrés y ansiedad, requiriendo contención y apoyo permanentes.

*María Virginia Guzmán, Directora del Programa PRI Santiago