Balances, reflexiones y desafíos marcaron la jornada de evaluación anual de directores de OPCIÓN

En la actividad se evaluó la gestión 2020, se examinaron los objetivos a los que se enfrenta la organización y se cerró emotivamente el ciclo de la línea DAM.

Con una invitación a mirar en retrospectiva el año y a visualizar los desafíos que se avecinan, se inició la jornada de evaluación 2020 que convocó a las directoras y directores de programas a lo largo del país a través de la plataforma Zoom, y que estuvo dirigida por el Subdirector Técnico de OPCIÓN, Alejandro Astorga.

La jornada -que tuvo lugar este jueves 17 de noviembre entre las 9:30 y las 13:00 horas- comenzó con una interesante entrevista moderada por nuestra Coordinadora de Políticas Públicas, Francisca González, donde la fundadora de Corporación Opción, Consuelo Contreras, y nuestra Directora Ejecutiva, Milagros Nehgme, dieron sus puntos de vista y reflexiones en torno al año que termina.

En relación al contexto que atraviesa el país, Consuelo destacó que “desde 2019, Chile venía con cambios muy profundos. Aún no salíamos del estallido social cuando nos enfrentamos a una pandemia que se sobrepuso a este descontento generalizado. Esta crisis sanitaria se transformó en una crisis de derechos humanos y dejó al descubierto todas esas desigualdades e inequidades que venían denunciándose hace años. En este marco, el proceso constitucional es auspicioso para instituciones como Opción, que pretenden impactar en los diseños de políticas públicas. Es el momento de generar elementos que nos permitan establecer bases sólidas en la Constitución, que tengan como eje estratégico el ejercicio de los derechos humanos”.

Para Milagros, en tanto, fue relevante destacar que “nuestro rol como sociedad civil, es ver cómo somos capaces de incidir en que existan políticas públicas que otorguen espacios efectivos de participación de niños, niñas y adolescente. El desafío hoy es continuar con la sensibilización y el reconocimiento de los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho y lograr así el cambio cultural que tanto anhelamos. En la protección especializada, la meta es ser capaces de continuar nutriendo nuestra práctica a través de la innovación y contar con los modelos y circuitos oportunos y efectivos que los niños y niñas necesitan”.

Una vez finalizado el primer bloque, los asistentes se reunieron en grupo para identificar los principales hitos y avances realizados por los programas que se desarrollan en la Corporación, con el fin de proteger, promover y restituir los derechos de niños, niñas y adolescentes.

La actividad continuó con la presentación de nuestra Directora Ejecutiva, quien exhibió el Informe de Gestiones 2020, un documento que entregó a los asistentes un panorama general de las acciones que se realizaron a lo largo del año, la adaptación que vivieron todas las actividades a raíz de la pandemia y su impacto en los resultados.

Sin ir más lejos, durante este año –y pese a la crisis sanitaria que obligó a modificar las intervenciones presenciales- se ejecutaron 130 programas de atención en las regiones de Tarapacá, Atacama, Coquimbo, O’Higgins, Maule, Ñuble, Biobío, Aysén, Magallanes y Metropolitana, en los cuales se atendió a más de 17.341 niños, niñas y adolescentes: 14.219 de ellos en nuestros Programas de Protección de Derechos y 3.122 en los Programas de Responsabilidad Penal Adolescente. Es importante señalar, además, que el 95,7% de las y los egresados, lo hizo por término del tratamiento, intervención y/o diagnóstico; de ellos, el 90% lo hizo por logro total de objetivos del Plan de Intervención.

Al finalizar el encuentro, la emotividad se tomó las pantallas de los participantes cuando comenzaron las palabras de cierre, despedida y agradecimiento de los emblemáticos programas de Diagnóstico Ambulatorio (DAM). “Esta línea, desarrolló un modelo técnico altamente especializado para dar una respuesta real a las pericias en materia penal y de familia”, reconoció Milagros Nehgme, destacando el rol de Aída Leiva y Nadia Bustos, como coordinadoras de línea, y a todo el equipo que permitió desarrollar y dar vida a los programas DAM. 

En la misma línea, Consuelo Contreras, lamentó la situación destacando que “cerramos un proceso con la tarea exitosamente cumplida. Hoy día es impensable que un niño, niña o adolescente sea derivado a un sistema residencial con fin de diagnóstico. Ese logro se debe al trabajo de los proyectos, de los equipos y de los coordinadores de una institución que estuvo al frente de los procesos”.

Aída Leiva, Coordinadora Técnica de Línea DAM, agradeció a cada uno de los trabajadores y trabajadoras que construyeron el proyecto. “Es una etapa que termina, pero que seguirá presente en todas nuestras vidas, tanto personales como laborales. Gracias a todos y todas por la posibilidad de construir todo esto juntos y a la institución por hacerlo posible”, concluyó.