Familia intervenida por PIE 24 horas Lo Hermida accede a subsidio habitacional

  • El caso, que permitirá que la familia de 7 hijos abandone el local comercial que hoy habita, fue transmitido a través de un reportaje de TVN.

 

Luego de dos años de trabajo del PIE 24 horas Lo Hermida, que estuvo enfocado en tres áreas de intervención (educación, salud y vivienda), la pareja y seis de sus siete hijos -que desde hace cinco años habitan un local comercial, inicialmente tomado de manera irregular- logró acceder a la vivienda definitiva, gracias a una alianza del programa de intervención con la Subsecretaría de Vivienda y Urbanismo, quienes facilitaron la gestión del trámite de los subsidios de arriendo y, posteriormente, de la vivienda definitiva.

“A través de este caso, el Estado ha sido garante de derechos para los niños de esta familia. Muchas veces, cuando nos encontramos con una situación así, donde los niños y niñas están viviendo en un contexto de vulnerabilidad, se piensa que la única alternativa es la residencia o la institucionalización. Sin embargo, como Corporación Opción, creemos que los verdaderos esfuerzos deben estar en entregar herramientas a las familias evitando privar a los hijos e hijas de desarrollarse plenamente en su espacio natural: su familia”, destacó Mariela Muñoz, Psicóloga y Directora del Programa PIE 24 horas Lo Hermida, ubicado en la comuna de Peñalolén.

La Directora del programa, destacó también la importancia de garantizar las condiciones necesarias para que se puedan desplegar las competencias parentales y marentales. Entre ellas: el acceso a una vivienda, a un trabajo digno a educación gratuita y de calidad; atención especializada en salud mental para niños, niñas y adolescentes. “Los niños, niñas y adolescentes son ciudadanos de nuestro país y deben ser priorizados en las políticas públicas de los diferentes sectores y ministerios. Con esto, nos damos cuenta que una casa es mucho más que un techo: permite generar oportunidades para que niños y niñas vivan de forma digna y que, con esta base, accedan a otros derechos fundamentales, como la educación”, recalcó Mariela.

La familia prontamente abandonará el local comercial en el que hoy reside y accederá a un subsidio de arriendo mientras su vivienda definitiva, ubicada en la comuna de Buin, termina de construirse. Con esta experiencia se logra demostrar que la coordinación intersectorial es clave a la hora de dar una respuesta real a la restitución de derechos de niños y niñas.